8/25/2009

Sólo para tus ojos.

En tus ojos me encuentro y soy feliz
en tus pupilas brillo con luz propia
en tus labios me lleno de líquido vital
pero lejos de ti, descubro que soy libre
y cada día te regalo un poco de mi libertad.

6 comentarios:

TEO-LOGOS dijo...

Quién sabe...

Un campesino vivía con su hijo en la montaña cuidando animales. De todos, el caballo era el que mas necesitaba para realizar los trabajos diarios.
Una mañana, cuando el muchacho salió a trabajar, se dio cuenta de que el caballo había desaparecido. Desconsolado, fue donde su padre.
-¿"Mala suerte" dices? ¡Quién sabe! –fue todo lo que respondió el viejo. Y continuó ocupado en su trabajo.
A los pocos meses, el caballo volvió a la granja, acompañado por una yegua. El hijo, feliz, avisó enseguida a su padre. "¡Mira qué suerte, padre!"
-¿"Buena suerte" dices? ¡Quién sabe! –fue todo lo que comentó.
Al poco tiempo, el hijo cayó de la yegua y se rompió una pierna, quedando inútil para el trabajo para una buena temporada. "¡En tiempo de siega! ¡Qué mala suerte!" –le decían los vecinos al padre.
- ¿Mala suerte? Quién sabe…
Unas semanas después, llegaron los soldados y reclutaron a todos los jóvenes para la guerra. A causa de su renquera, el chico no fue seleccionado…
- ¡Qué suerte has tenido! –le decían.
- Quizás. Quién sabe…
Había aprendido la lección…
(Narración popular china)

Jorge Ángel Aussel dijo...

Me gustó este poema, sobre todo el final que habla de la libertad tan importante en el amor.

Te dejo mis saludos!

Ángel Poético.

anaconstela dijo...

Mariarosa!
Convengo contigo, todo puede ser fantástico, pero nada como la libertad; la considero ingrediente indispensable para perdurar!

Recibe un beso con cariño, admiración y gratitud.

Alberto dijo...

Tienes mucha razón, María Rosa: la libertad de uno se regala con gusto al ser querido.
Gracias por dejar tu huella en Tiflohomero. Es un placer.
Feliz día y que todo esté bien.
Besos cariñosos.

Maria Susana dijo...

Sin dudas el mejor regalo ...amar en libertad...
Hermosas palabras.
un abrazo.

Clara dijo...

Nata, muy buen tema el de la libertad y bien escrito.

Beso,
Clara.